5 consejos valiosos que debes conocer, antes de comprarle un videojuego a tus hijos.

Personas de todas las edades están jugando videojuegos, por lo que es importante que los padres sepan cuáles están destinados a los jugadores más jóvenes, y cuáles no

¿Tus hijos son fanáticos de los videojuegos? No estás solo.

Los videojuegos se han convertido hoy en día uno de los pasatiempos favoritos de los niños. Cuando son pequeños, hacer que jueguen un videojuego puede ser un bienvenido descanso tanto para nosotros los papás como para ellos. Pero a medida que crecen, especialmente en la adolescencia, cambian sus hábitos de videojuegos. Como padres, entendemos que esto es normal e inevitable, y hacemos nuestro mejor esfuerzo para establecer y hacer cumplir las reglas básicas, y elegir los juegos que consideremos apropiados para nuestros niños.

Al igual que las películas y los programas de televisión, no todos los videojuegos están pensados para los más pequeños de la casa. Por lo que antes de comprar cualquiera de estos juegos, es importante que sepas cuáles son aptos para tus hijos, y cuáles no.

Cómo en cualquier decisión que tomamos como papás, cuanto más sepamos, mejor.

Estos son 5 consejos valiosos que debes seguir, antes de comprar un videojuego a tus hijos:

1. Informate antes de comprar.

Toma la iniciativa, en internet existen diversos sitios especializados, donde puedes encontrar recursos para familiarizarse mejor con un juego, desde reseñas de videojuegos, capturas de pantalla, trailers y demostraciones jugables. Esto es el primer paso.

2. Consulta la opinión de los expertos.

Para determinar si un juego en particular es adecuado para tu hijo, comienza con la calificación del paquete. El Entertainment Software Rating Board (ESRB), es una organización sin fines de lucro que asigna las clasificaciones que aparecen en el anverso y reverso de prácticamente todos los juegos disponibles para comprar o alquilar.

La parte frontal y posterior, el paquete tiene una de las seis clasificaciones por edad. En el reverso del paquete, junto a la calificación, hay descripciones de contenido que explican qué pudo haber desencadenado la calificación e indican qué puede ser de interés o preocupación para los padres.

Las calificaciones están destinadas para ser utilizadas como una guía, de tal forma que los padres puedan usar su propio criterio sobre lo que consideran apropiado para sus hijos y su familia.

Si quieres conocer más visita: ESRB.org

 

3. Mantener una postura firma.

Es natural que los niños quieran lo que quieren los niños mayores. Decirle “no” a tu hijo puede no ser fácil, pero como padres, no debemos dudar en decir “no” cuando un juego no nos  parece apropiado para ellos. Tan convincente o compasivo como puede ser la súplica de un niño, nuestra postura debe  mantenerse siempre firme. Dicho esto, los padres tienden a ser menos restrictivos una vez que sus hijos ingresan a la adolescencia.

4. Configurar controles parentales.

La configuración de control parental es una herramienta que los padres pueden usar para administrar los juegos que juegan sus hijos, el tiempo que pueden jugar y también restringir los juegos que se pueden jugar en su sistema según la clasificación ESRB que elija. Ningún padre puede estar en la misma habitación que su hijo todo el tiempo, por lo que la activación de los controles parentales pueden hacer que la gestión de los  videojuegos de sus hijos sea mucho más fácil.

Todos los nuevos sistemas de consolas de videojuegos (Microsoft Xbox 360, Nintendo Wii, Sony PlayStation 3) tienen esta función, al igual que la versión más reciente de Windows Vista, así como dispositivos de mano tales como la PlayStation Portable (PSP) de Sony. La forma en que funcionan estas configuraciones puede variar un poco, por lo que deben familiarizarse con el funcionamiento de los controles de su sistema. Estas configuraciones están protegidas por contraseña para que solo tu puedas controlarlas o cambiarlas.

5. Involúcrate en las actividades de tus hijos.

Habla con tus hijos sobre los juegos que juegan y haz de los videojuegos una actividad interactiva con tus hijos. Esto te permitirá pasa tiempo con ellos, conocer, aprender  y usar tu propio criterio para evaluar si un contenido es apropiado para tus hijos y tu familia.  

Recuerda, la prevención es siempre la mejor solución.